Catorce características de un mal trabajador

1-    Sin ganas de superarse:

Aunque no lo crean, actualmente las empresas quieren que sus trabajadores se superen y crezcan como grandes profesionales; que demuestren que están comprometidos con la marca; y que tienen ganas de superarse y escalar poco a poco a los puestos más altos dentro de la organización. No hay nada peor que un trabajador conformista.

2-    Se queja de todo:

Cuando las personas no están comprometidas e identificadas con la marca suelen mostrarse inconformes o insatisfechos todo el tiempo. Pero eso no quiere decir que sea un mal profesional, sino que no está a gusto con el lugar.

3-    No trabaja en equipo:

Es normal que un departamento cuente con un equipo de trabajo. En ocasiones, sucede que los miembros de este team no se llevan bien, ya sea por problemas personales o por la rivalidad que se crea en el ambiente laboral. En otros casos, hay quienes dentro del equipo, les gusta hacer el trabajo individual y no compartir información con los demás.

4-    No asume la responsabilidad:

Jamás asume la responsabilidad de sus actos, siempre tiene una excusa para cualquier situación, con tal de quedar bien, es capaz de dañar el trabajo y la moral del equipo.

5-    Falta de entusiasmo:

Es un trabajador que no se entusiasma por los logros del equipo, realiza los trabajos sin ánimo y sin fuerza. Una recomendación para animarlo es conversar con él. Puede que en ocasiones, los trabajadores tengan problemas familiares o personales, por ello es muy importante como líder, sentir empatía y ayudar a todo el equipo, no solo a nivel laboral sino también personal.

6-    Ser chismoso/a:

Puede que no sea el mejor trabajador de la empresa, pero sí se conoce todos los rumores y los chismes de pasillo. Además, los difunde con todas las personas de la marca. Normalmente este tipo de persona lo que hace es dañar el trabajo en equipo y el clima organizacional.

7-    Ser sabelotodo:

No es malo ser un experto en el área, lo malo es creer que se es superior a los demás, y humillar a los compañeros con tal de quedar bien.Son personas que frente a los jefes se muestran humildes, pero realmente lo que hacen es humillar a sus demás compañeros.

8-    Ser peleón:

Es cierto que algunas personas pueden tener un carácter fuerte, pero es muy malo crear conflictos y resolverlos a golpes. Las personas con estas características son muy compulsivas y quieren resolver todo a través de la pelea y la amenaza a sus compañeros de trabajo.

9-    El que siempre llega tarde:

Es verdad que en ocasiones no llegamos puntual, se sale de nuestras manos y no lo podemos controlar, pero si esto se vuelve un hábito puede afectar al equipo de trabajo de manera negativa.

10- No es proactivo:

Hay personas que son muy proactivas y que siempre están dispuestas a realizar proyectos en beneficio de la marca. No obstante, hay otros que muestran desinterés, no quieren aportar ninguna idea, ni participar en los eventos.

11- Ser envidioso:

No hay nada peor dentro de un equipo de trabajo que las personas envidien las metas alcanzadas por otros compañeros. El sentimiento de envidia puede generar un ambiente incomodo dentro del clima organizacional.

12- Los protagonistas:

Son personas que no hacen absolutamente nada dentro del trabajo, pero se llevan todo el crédito del esfuerzo grupal. Siempre buscan, de una manera u otra, quedar bien con los jefes.

13- Los mandones:

No saben nada de lo que hacen pero critican el trabajo de cada miembro del equipo. No aportan nada y lo único que saben hacer es mandar a los demás.

14- Los mentirosos:

Son personas que están dispuestas a mentir en cualquier situación. Con la finalidad de no salir perjudicados, son capaces de culpar a sus demás compañeros.

Leer más Biz Advice

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

Por favor, espere....

Suscribete a nuestro boletin.

Por favor, introduzca su correo electrónico para que pueda recibir nuestro boletin de noticias.