¿Cómo crear equipos comprometidos?

“La experiencia indica que, para una empresa, es mucho más rentable tener un empleado motivado y también, comprometido. Lograr esta sinergia implicaría alcanzar un escalón superior.”

A diario escuchamos y leemos sobre la necesidad de tener una plantilla de trabajo motivada. Somos inundados por muchísima información que explica cuánto contribuye esto a un mejor desempeño, y por ende a lograr resultados superiores.

Aunque siempre he sido defensor de estimular a los trabajadores, e incluso tengo algún que otro artículo dedicado a este tema en el tintero, la experiencia me ha enseñado que, para una empresa, es mucho más rentable tener un empleado motivado y también, comprometido. Lograr esta sinergia implicaría alcanzar un escalón superior.

Un incremento salarial motiva, una reducción de horario también, pero seis meses más tarde (a menos que seas la referencia del mercado) estas medidas dejarán de ser un impulso. La mejoría salarial se habrá olvidado; y es natural porque el “dinero nunca alcanza”.

Como líderes de un proyecto o empresarios, tampoco podemos estar subiendo los salarios cada cierto tiempo o modificando los horarios porque ambas cosas tienen límites. Por tanto, necesitamos trabajadores comprometidos con nuestra idea, con el proyecto y con nosotros mismos.

La serie de medidas que propongo las he pensado para pequeñas empresas, negocios familiares y startups donde hace falta, en muchas ocasiones, un esfuerzo extra de cada uno de estos componentes.

  1. Sé empático

Es  muy difícil ser un buen líder si no tenemos esta cualidad. Es importante ser capaces de sentir el dolor ajeno o de ponernos en el lugar de aquellos que  lideramos. La empatía nos abrirá muchas puertas. No estoy pidiendo que seas el mejor amigo de cada una de las personas que conforman tu equipo, pero sí que los entiendas. Un líder cercano crea conexiones mucho más fuertes con sus trabajadores y por tanto fomenta un mayor nivel de compromiso laboral.

  1. Hazlos partícipes

Cuando los negocios son pequeños, por lo general, las decisiones la toman una o dos personas. Esto, puede crear separaciones entre los trabajadores y el líder y/o los dueños. En muchas ocasiones, los empleados tienen en su poder mejores soluciones que las que promueven sus jefes. Escucharlos y hacerlos partícipes es una de las estrategias. Esto hará que se sientan importantes dentro del proyecto y su organización.

  1. El dinero no lo es todo.

A veces ocurre, que los jefes solamente se preocupan por pagarles bien a sus empleados. Suelen decir la clásica frase: “lo que gana aquí no lo ganará en ningún lado” y puede que eso sea cierto, pero no suficiente. La tranquilidad personal y el bienestar están por encima del dinero. Si pagas mucho, pero no mantienes tu plantilla en armonía, esta será menos productiva y la rotación de la misma será igual de alta.

  1. Evita ser un “embudo”.

Reconoce el trabajo del equipo y premia sus resultados públicamente. Un líder debe ser más dueño de los fracasos que de los éxitos. No seas como un embudo, que se queda con toda la gloria y el dinero, y solo deja un poco para los demás.

Que un empleado se sienta comprometido y motivado, depende en gran medida de sus jefes. Se dice que cuando un trabajador renuncia, no lo hace por la actividad que ejerce sino por el jefe, ese al que suele llamar “un HP que me hace la vida imposible”. Para ser un líder de los buenos, el reto está en tener trabajadores comprometidos y motivados; para juntos lograr el mayor desempeño de la empresa.

Leer más Biz Advice

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

Por favor, espere....

Suscribete a nuestro boletin.

Por favor, introduzca su correo electrónico para que pueda recibir nuestro boletin de noticias.