El Biky: una propuesta gastronómica diferente

En la céntrica intersección de las calles Infanta y San Lázaro, en la capital cubana, una cooperativa no agropecuaria destaca por su servicio y la calidad de sus propuestas gastronómicas

Para muchos entendidos en el tema, gran parte del éxito de un negocio radica en su ubicación. Entonces es válido decir que El Biky, desde que abrió sus puertas, tenía gran parte del camino ganado.

Ubicado en la céntrica intersección de las calles Infanta y San Lázaro, en la capital cubana, este complejo gastronómico salta a la vista de transeúntes nacionales y extranjeros, y llama la atención por sus colosales dimensiones.

Desde hace casi 4 años dicha cooperativa no agropecuaria cambio la imagen de esta esquina capitalina, para dar nuevos aires a lo que otrora fuera, en la década del 60, un establecimiento comercial llamado La Taberna Checa.

Otros negocios pasaron por esta instalación, todos con más penas que glorias: hacia los años 70 se transformó en una pizzería y para finales de 1990 se abrió allí un restaurante vegetariano, como parte de una cadena de establecimientos del mismo estilo, que no tuvo mucha demanda.

Pero en 2015 y tras varios meses de rehabilitación y reparación, que mejoraron notablemente la estética del inmueble, comenzó a dar sus primeros pasos El Biky, con propuestas gastronómicas muy atractivas, incluso para las paladares más exigentes.

Hablando popularmente, puede decirse que El Biky es un todo en uno, pues gestiona de manera excepcional el espacio, para dar vida a un complejo que funciona prácticamente todo el día, y donde es posible desayunar o hasta disfrutar de una cena.

Cafetería, dulcería, bar y dos restaurantes, ofrecen productos bien elaborados, bajo un mismo nombre y con estándares de calidad que se han mantenido desde su apertura.

Un excelente servicio con un menú variado, muestra además platos típicos de la comida cubana e internacional. Las especialidades de la casa son el Pulpo a la gallega o al ajillo, el Pollo a la Crema con champiñones, queso azul y crema de leche, así como la Zarzuela de Marisco elaborada con pescado, camarones y langostas en salsa americana.

Para Jorge Ibrahim, encargado de Relaciones Públicas y Recursos Humanos, si algo caracteriza a El Biky es la constancia en su trabajo.

“Defendemos la calidad de nuestra carta, con la premisa de trabajar siempre con ingredientes que estén disponibles en el mercado nacional. Nuestra principal motivación y la razón por la cual existimos son los clientes, por eso siempre que tengo la oportunidad digo que, más que simplemente vender comida, como pueden hacer cientos o miles de negocios en el país, a nosotros nos interesa vender una experiencia gastronómica”, explica Ibrahim.

El punto débil, tanto de El Biky como de otros negocios por cuenta propia en Cuba, continúan siendo los suministros, es por esto que, ante la falta de algún ingrediente para elaborar los platos, sus directivos prefieren no ofertarlo.

“Cuando los clientes se acercan a nosotros muchas veces saben lo que vienen buscando, ya sea porque se han hecho habituales o porque llegan recomendados; así que cuando nos falta determinado ingrediente, preferimos no poner a la venta el plato, para no cambiarle el sabor a nada”, asegura Ibrahim.

La coctelería, moderna y renovadora, también llama la atención por su presentación, así como la dulcería, donde se puede encontrar, desde una línea de tartas exclusivas hasta dulces cubanos e internacionales.

Los dos pisos de este inmueble fueron decorados con sumo cuidado. Fotografías de una Habana vintage, que te transportan al siglo XX, junto con el mobiliario minimalista que la acompaña, garantizan el confort de los clientes, logrando un ambiente de calma y complicidad, que se burla del bullicio y el movimiento exterior de la ciudad.

Para Ibrahim siempre quedan cosas por hacer y perfeccionar, pues la aspiración de El Biky es lograr propuestas más económicas, manteniendo siempre los estándares de calidad en los servicios. “Es una especie de función comunitaria que queremos desarrollar, pues la ciudad adolece de lugares con precios bajos y ofertas interesantes”.

Mientras tanto, sus más de 200 trabajadores continúan trabajando día y noche por llevar hasta la mesa de cada cliente platos cuidadosamente elaborados y decorados, que, acompañados del buen trato y la amabilidad, son motivos más que suficientes que hacen de El Biky un lugar al cual regresar.

Leer más Casos de Éxito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

Por favor, espere....

Suscribete a nuestro boletin.

Por favor, introduzca su correo electrónico para que pueda recibir nuestro boletin de noticias.