Croquetas Fernández, el sueño culinario de Talía y Gustavo

Talía y Gustavo comparten varias cosas: una vida juntos desde hace 6 años, casualmente el mismo apellido (Fernández) y, lo más importante según ellos, el amor por las croquetas.

“Veo croquetas en todo, son un pedacito de cielo capaces de asimilar millones de sabores. Imagino croquetas de arroz con leche, de paella, de pimientos, y mucho más”, confiesa Talía a Negolution.

En medio de la pandemia por el coronavirus esta pareja capitalina decidió emprender un negocio de croquetas caseras con lo que tenían a mano en ese momento en su hogar: un paquete de muslos de pollo y un poquito de harina, “con eso empecé a hacer magia, como siempre digo” recuerda ella.

“Le pregunté a mi hija si las vendería y me aseguró que sí.  No pensé jamás, con tan pocos recursos, llegar hasta donde estamos. Sabía hacer la bechamel, nadie me enseñó. Créeme que nací con ese conocimiento”.

Fueron estos lo inicios, hace poco más de dos años, de Croquetas Fernández, un emprendimiento familiar en el que Talía y Gustavo “inventan” sabores y texturas de croquetas capaces de satisfacer a los más disímiles paladares.

“A medida que pasó el tiempo me di cuenta que no era la única que tenía innato el conocimiento de hacer una bechamel. Gustavo, mi esposo, era capaz de crear a mano la base de bechamel para más de 150 croquetas, con la fuerza y empeño que lo caracteriza. Ya hace mucho tiempo delegué en él lo más importante de Croquetas Fernández, pues es ahí donde empieza la calidad, la cremosidad y el éxito de una croqueta”, dice Talía.

Ofrecen más de 12 variedades de croquetas al estilo gourmet: de jamón, jamón y acelga, jamón y huevo, pollo a la plancha, pollo y espinacas, lomo de cerdo grillé, chorizo, zanahoria, calabaza, espinacas, pimientos rojos asados, queso mozzarella, queso gouda, queso azul, jamón y queso, queso y espinacas, queso con maíz y espinacas; y croquetillas, una croqueta de tortilla de papas que no contiene bechamel.

Asegura Gustavo que todas sus elaboraciones se ofertan congeladas, “lo que permite utilizarlas cuando el cliente lo necesite o lo desee”. Además, en estos momentos, están ampliando el mercado, así bares, restaurantes y hostales pronto podrán disfrutar de sus croquetas, además de otros de sus productos como las empanaditas, San Jacobos, bistec empanizados y aros de cebolla.

Aunque en estos momentos no tienen una tienda física y se promocionan a través de las redes sociales (puede encontrarlos como Croquetas Fernández en Facebook, Instagram, Telegram y Twitter), no abandonan el proyecto de abrir un local en un futuro próximo.

“Nos gustaría abrir una tienda física en la que podamos hacer catas de croquetas, ofrecerlas en picaderas, listas para consumir, así como mantener el servicio de productos congelados para llevar”, cuenta Gustavo.

Mientras llega ese momento se mantienen recibiendo pedidos a través de su WhatsApp (52724641), de la plataforma de Mandao, y otras para pagos desde el exterior como Katapulk, Cuballama, Alamesa y YaVoy.

Talía confiesa que mantener la estabilidad en el negocio en estos momentos es “altamente difícil”.

“Nos hemos ido reinventando, de ahí que las bolitas de queso, no tengan un mismo tipo de queso estable, puede ser gouda, cheddar, mozzarella, azul, etcétera. Como las croquetas de jamón, pueden ser de Vicky, de barra, de york, etcétera”.

Por eso siempre etiquetan en el producto la materia prima utilizada, para conocimiento del cliente.

“Hay días muy, muy difíciles, en los que te sientes súper desalentado y desamparado, pero recuerdo que tengo la posibilidad de decidir si me rindo o no. Hasta ahora he escogido no rendirme y siempre enfocarme en todo lo que necesito hasta conseguirlo. Le debo mucho a mi familia”, afirma.

Cuentan que desde el primer día que anunciaron la venta de croquetas no han parado, su producción ha aumentado semana tras semana y actualmente entregan entre 150 y 200 pedidos cada mes, “por eso nos sentimos súper gradecidos con la comunidad de croqueteros que tenemos”.

Dos años después de la creación de Croquetas Fernández me doy cuenta que toda mi vida soñé con croquetas, admite jocosamente Talía.

“Están indudablemente conectadas a mí, como todo un misterio que está científicamente comprobado”.

Leer más Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website