Emprendedores y ambientalistas cubanos ponen “manos a la obra” en jornada de limpieza costera y concientización ambiental en La Habana

Un grupo de emprendedores y ambientalistas cubanos desarrollaron este fin de semana diversas acciones en La Habana para crear conciencia sobre el cuidado del Medio Ambiente mediante una bicicleteada y limpieza costera en la ciudad.

La actividad, en saludo al Día Mundial Contra el Cambio Climático que se celebró el pasado 24 de octubre, fue organizado por la Asociación Antonio Núñez Jiménez para la Naturaleza y el Hombre (FANJ) y contó con el apoyo de la Embajada de Noruega en Cuba, y forma parte del proyecto “Cuba limpia”, cuya campaña “No la dejes caer” está enfocado en la limpieza de mares y zonas marino costeras.

El evento arrancó con una bicicleteada a lo largo de los 8 km del malecón habanero, desde Prado hasta una pequeña zona costera que limita los municipios Playa y Plaza de la Revolución, donde desemboca el río Almendares, el más grandes de la capital y en el que cada día se vierten importantes cantidades de residuos y desechos.

Roberto Espí, director del Proyecto de Desarrollo Local Ha’Bici-Inteliforja, que promueve nuevas estrategias de movilidad en la ciudad mediante el uso de las bicicletas, contó a Negolution quisieron vincular la ciclo movilidad en esta jornada de concientización ambiental, ya que la práctica tiene detrás un “fuerte componente sostenible”.

“Vincularnos a este tipo de actividad nos ayuda a promover esta práctica en la sociedad, que las personas sepan que hay que tener un entorno limpio, saludable y ellos mismos pueden tener el control para estas acciones, tan sencillo como coger una bicicleta para moverte, también puedes ir a una costa y hacer una actividad de limpieza”, aseguró Espí.

En la zona costera del municipio playa los emprendedores, miembros de la comunidad, estudiantes y otras participantes en el eco evento realizaron labores de recogida de basura, ferias y talleres con niños.

Mariannys Álvarez, una joven de 21 años presente en lugar y estudiante de licenciatura en Geografía en la Universidad de La Habana (UH), comentó que supo de la convocatoria en la UH y de inmediato quiso sumarse al eco evento.

“Lo primero que estamos haciendo es recogiendo basura para reciclar y darle una mejor vista a las playas y costas”, aseguró Álvarez, quien participó en esta jornada de limpieza junto a otros 14 compañeros de carrera.

Con guantes, vestidos con ropa deportiva, pulóveres con mensajes ambientales y gorras, los jóvenes acompañados de diferentes actores económicos, recogieron botellas de cristal, así como objetos de plástico y metal que demorarían décadas, y hasta siglos, en ser biodegradados, lo cual derivaría en un alto costo para el Medio Ambiente.

Susanne Gjonnes, de la Embajada de Noruega, resaltó que era “una gran alegría” ver que tanta gente “quiere acompañarnos a limpiar este pedazo de costa “.

Los desechos los clasificaron por el tipo de material y los colocaron en bolsas previamente identificadas, los subieron a un camión. Más adelante una parte de ellos serán procesados por la Empresa de Recuperación de Materias Primas cubana y la otra la reutilizará la Cooperativa no Agropecuaria “Atres”, en la provincia de Matanzas, para la producción de mobiliario y otros productos a partir del plástico.

En total se recopilaron 1 465,3 kilogramos de desechos, fundamentalmente de residuos plásticos (1 026 kg), metal (183,3 kg) y vidrios (169,5 kg).

Muy cerca de la costa alrededor de 30 niños participaron en un taller de educación ambiental y varios negocios que promueven el trabajo con materiales reciclados realizar una feria de emprendimientos para mostrar sus creaciones a la comunidad.

Yara Vaillant, líder del Proyecto de Desarrollo Local “Armonía” y una de las organizadoras de la feria, dijo a Negolution que los emprendedores cubanos tienen el reto de colaborar con la comunidad y aportarle beneficios, entre ellos, el cuidado ambiental.

“Este un momento propicio para todos los emprendedores porque se interactúa de manera muy saludable con la comunidad, con las instituciones, hacemos una labor social que hoy realmente en estos tiempos es muy buena”, afirmó Vaillant.

Vaillant, de 48 años, explicó que en su negocio trabajan desde el reciclaje todas sus producciones, “porque creemos que trae muchos beneficios” y consideró que es una relación de “ganar-ganar” imprimirle un sello sostenible a cualquier proyecto.

Afirmó la también promotora cultural que en “Armonía” el ingenio es muy grande y “todo lo que se pueda hacer con materias recicladas lo elaboramos”.

Las carteras, lámparas, bolsos, tarjetas de presentación, envases de productos de cosmética y muchos otros artículos que comercializaron en la feria, son el resultado de jornadas similares de reciclaje y saneamiento en distintas zonas de la ciudad, explicó Vaillant.

“Aportamos un granito de arena para poder minimizar ese impacto tan negativo que tienen sobre el ser humano el cambio climático y la contaminación ambiental”, señaló.

Por su parte Shaima Legón, directora de Comunicación de la FANJ, aseguró que el espíritu de este tipo de convocatorias busca crear conciencia “con la esperanza de conseguir un cambio en la actitud hacia la basura y lograr mayor participación en estas prácticas comunitarias”. 

Leer más Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

Abrir chat
Negolution
Hola 👋 gracias por visitarnos!
¿En qué podemos ayudarte?