Amarillo B&B, el hostal al que todos quieren volver

Sin lugar a dudas algunos de los emprendimientos privados que mayores resultados han tenido en Cuba han sido los relacionados con la hostelería. Amarillo B&B es uno de esos ejemplos exitosos que demuestran que cuando se trabaja bien los resultados siempre serán positivos.

Saily González Velázquez es la dueña de Amarillo B&B, el hostal radicado junto en la calle Lorda No. 58 entre Independencia y Martí, en Santa Clara. Desde finales del 2015 este negocio abrió sus puertas, siempre con la perspectiva de marcar la diferencia.

Los clientes que se han beneficiado de los servicios de este hostal coinciden en un mismo criterio: “el lugar se caracteriza fundamentalmente por el buen gusto en la decoración y la limpieza que se percibe al entrar, además del buen trato que ofrece el personal que ahí trabaja”.

Justo esa era la intención de Saily cuando decidió emprender: “Quería hacer algo que me gustara, que no tuviera nada que ver con lo colonial, que fuera novedoso, por eso aposté por el reciclaje. Usamos todo lo que teníamos para poner la casa lo más graciosa posible. La adaptamos a nuestro gusto”.

“Actualmente en el hostal trabajan siete personas, dos muchachas que se encargan de la limpieza de la casa, tres muchachos que se ocupan de recibir a los huéspedes, mi pareja que se ocupa del diseño y del mantenimiento, y yo que me ocupo de la atención al cliente y el marketing”.     

Esta joven emprendedora dice sentir una gran responsabilidad con sus trabajadores al ofrecerles un salario digno. “Hay que actuar en consecuencia, no se puede pensar que el trabajador cubano promedio cobra un estándar de 750 pesos al mes porque eso no da para vivir, y para nosotros es fundamental poder garantizar un salario digno que les permita vivir decentemente”.

Justo una de las características de Amarillo B&B es la responsabilidad, no solo con el personal que trabaja en el hostal, también con las instituciones estatales.

“La responsabilidad fiscal creo que es perfectamente cumplible, -dice Saily- pero podría serlo más si las cuestiones fiscales fueran un poco más aterrizadas a la realidad de los trabajadores del sector del turismo”, agrega.

Sin embargo, en tiempos de crisis el Estado cubano ha actuado con buen tino y ante la pandemia provocada por la COVID-19, ha eximido del pago de impuestos a los trabajadores del sector no estatal.

Esa decisión gubernamental fue bien recibida por Saily, quien agradece no tener que pagar en este tiempo su crédito bancario, ya que la suma no es nada despreciable, pues para empezar su negocio tuvo que auxiliarse de las bondades del banco y aún está pagando el préstamo.

Amarillo B&B estuvo recibiendo extranjeros hasta que estuvieron entrando visitantes al país porque ya las reservaciones estaba hechas. Como medida sanitaria ante la COVID-19, lo primero que hicieron fue agudizar la limpieza con cloro y garantizar el uso de nasobucos a todo el personal de trabajo. Pero la situación empeoró y se tuvo que cerrar el hostal.

Sin embargo, Saily garantizó el salario del mes de marzo y abril a sus trabajadores, para ella la forma más justa de ayudarlos ante la pandemia. “En marzo calculamos una media de lo que habíamos cobrado en la temporada alta, incluyendo ese mes, y en abril pagamos un 60 por ciento de ese salario”, explicó la dueña.

La experiencia de esta villaclareña se consolidó en 2016, cuando participó de un encuentro masivo para jóvenes emprendedores de toda Latinoamérica en Estados Unidos; un programa auspiciado por la fundación Obama y el Departamento de Estado de ese país.

“Tengo que confesar que en esa oportunidad aprendí muchísimo,  pero ahora ya hay mucha gente hablando sobre tema del emprendimiento en Cuba y puedo asegurar que saben mucho, están al nivel de la gente que conocí y admiraba en ese programa”.

“Los emprendedores cubanos están aprendiendo muchísimo. Mi misión también es apoyar y ayudar al desarrollo del emprendimiento en Cuba. Me he vinculado mucho con colegas de La Habana y de Villa Clara”.

Saily, quien es una emprendedora natural, también encabeza otro negocio: FullGao. Con este nuevo trabajo ha logrado asociar a varios hostales de su provincia y otros del resto del país. Ha puesto su conocimiento en función de levantar otros negocios y le ha dado al marketing online el lugar que hoy se merece en el ecosistema de emprendimiento en Cuba.

Leer más Caso de Éxito Nacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website