Cinco claves para la autodisciplina

Soy de los que defiende que tener éxito a nivel profesional o personal no es cuestión de suerte: se necesita trabajo, preparación y destreza para saber aprovechar las oportunidades que se nos presentan. Cuando se es emprendedor, cuando se quiere impulsar un proyecto personal o liderar a un grupo de personas, pocas cosas son tan importantes como la disciplina.

Como he dicho en ocasiones anteriores, DISCIPLINA es hacer lo que tienes que hacer, cuando lo tienes que hacer, tengas ganas o no. La disciplina empieza con nosotros, estamos en un mundo donde la información es cada vez más asequible y hace posible que, gran parte de la preparación que necesitamos, recaiga exclusivamente sobre nuestros hombros. En esta oportunidad les traigo cinco consejos  para fomentar nuestra autodisciplina.

Reprograma tu cerebro
Como decía Einstein, para lograr cosas diferentes es necesario hacer cosas diferentes. Si queremos cambiar debemos empezar por nuestros hábitos. En 1960 el Psicólogo Maxwell Maltz desarrolló su teoría de los 21 días, en la que explica que debemos tomar 15 minutos cada día a la misma hora y en el mismo lugar para cualquier hábito que se desee tener; y que es necesario continuarlo hasta que se cumplan los 21 días consecutivos. De esta manera se generará un cambio perceptible en las personas.

El pronóstico, tu enemigo.
Cuando realizamos una actividad, tarea o trabajo que no nos resulta agradable desde el punto de vista físico o psicológico, tendemos a postergarla, llevando a cabo acciones o tareas con menor importancia. Sucede cuando tenemos que entregar un informe pero decidimos “dejarlo para más tarde” porque la casa está sucia; o cuando estamos haciendo ejercicios y dieta pero decidimos que “hoy no” porque es el cumpleaños de mi amigo. Existen múltiples factores que nos conducen al pronóstico. Las redes sociales, el sentimiento de humillación real o imaginaria de ciertas situaciones, la indecisión personal, etc. Debemos ser capaces de detectar cuando estamos pronosticando y enfocarnos en lo que realmente importa.

Controla tus emociones
El ser humano se rige por las emociones, los hombres y mujeres exitosos saben que “Quien domina sus emociones, domina su vida”. Por tanto, evita tomar decisiones cuando tengas hambre, estés enojado,  estés muy feliz o te sientas solo. Cuando no encontramos en alguno de estos estados de ánimo es muy importante hacer un esfuerzo para estar más enfocados que nunca. Es difícil lidiar con las emociones, pero trabajando en ello lograremos equivocarnos a la hora de tomar decisiones de las cuales nos podemos arrepentir en el futuro. Así que, si tienes hambre come algo; si sientes enojo o alegría extrema intenta respirar, calmarte y adueñarte de la situación; si te sientes solo intenta llamar a un amigo y háblale de tus emociones. Dominar esto permitirá que puedas llevar a cabo de manera más efectiva todos tus proyectos.

Analízate y Perdónate
Mide tu despeño realizando chequeos semanales, quincenales o mensuales. Realizar una nueva actividad trae consigo nuevos desafíos, es normal que un día te sorprendas no haciendo las cosas de la manera correcta o no cumpliendo los plazos establecidos. Si esto ocurre no te desilusiones o te creas incapaz de alcanzar tus metas. Analiza por qué estas fallando y busca soluciones viables que no generen estrés excesivo.

Prémiate
Nada de lo que te pueda decir evitará que te sientas harto o cansado de vez en cuando. Por esto resulta indispensable que seas capaz de programar recompensas que te motiven a continuar el camino. Prémiate con un día libre, una salida o unas pequeñas vacaciones.  Prémiate cuando te lo hayas ganado y trabaja en tu autoestima y determinación.

Leer más Biz Advice

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

Por favor, espere....

Suscribete a nuestro boletin.

Por favor, introduzca su correo electrónico para que pueda recibir nuestro boletin de noticias.