Aprueban primeras Mipymes cubanas entre optimismos y reformas necesarias

Un grupo pionero de 35 micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) recibió este 29 de septiembre la aprobación para proceder hacia su constitución como personas jurídicas de cara al ejercicio de sus actividades económicas.

Tan solo 9 días antes los canales oficiales del Ministerio de Economía y Planificación (MEP) anunciaban que “hasta las 5:30pm del día de hoy en que entraron en vigor las normas jurídicas, la Plataforma de Actores Económicos había recibido 75 solicitudes para la creación de Mipymes y Cooperativas No Agropecuarias”, y al día siguiente, ese número se elevaba a 109 peticiones.

Según una nota publicada por el MEP, este primer conjunto se distribuye en 32 Mipymes privadas y 3 estatales, separadas entre las actividades priorizadas en “trece de producción de alimentos, seis de manufactura, tres relacionadas con actividades de reciclaje y otras tres incubadas en el Parque Científico y Tecnológico de La Habana”, además de cinco proyectos de desarrollo local y otras dedicadas a la exportación o que ya han realizado previamente operaciones de este tipo.      

Recuerdo que en mi propio perfil de Twitter comenté hace poco que esta transformación económica, entre otras que hemos vivido todo este 2021, son positivas y beneficiarán a mediano plazo al sector privado y por extensión al resto de la sociedad. Lo curioso fue conocer todos los años que han pasado tras su desaparición en 1968, hasta que ahora son formalmente reconocidas y, por tanto, se les considera algo nuevo para Cuba.

Tampoco podemos olvidar el duro bregar que muchos cuentapropistas y emprendimientos soportaron durante las últimas dos décadas, antes de visualizar esta opción de crecimiento; obstáculos como el escaso acceso a créditos, prohibiciones legales de acceso a mercados, mercados mayoristas poco desarrollados y mal surtidos, sin posibilidad de importar bienes intermedios para sus producciones, y con dos monedas y más de dos tasas de cambio. Aun así, se convirtieron en un segmento dinamizador del empleo y la oferta.

Y ya que hablamos de sortear barreras, el emprendimiento privado debe auto aplicarse ahora un cambio de mentalidad. Una visión optimista de este fenómeno es la presentada por el emprendedor Oniel Díaz, quien en su Twitter expuso que “si antes del 20 de septiembre las posibilidades de hacer estaban amarradas por un listado de actividades autorizadas, hoy no se puede lograr un crecimiento exitoso sin mirar más allá de trámites, permisos y licencias”.

Según su visión, una vez que todos estos sujetos cuenten con personalidad jurídica, los cambios que se sobrevienen “nos ponen de frente a diversos caminos que en materia estratégica podremos seguir: Licenciamientos; franquicias; sesiones; contratos; alianzas; agencias; acuerdos y mucho más. En el Derecho Mercantil están las claves para tocar el horizonte con las manos”, recomienda.

Contar con un cuerpo normativo que formaliza estos negocios, es positivo tanto para la economía nacional como para los involucrados en esas actividades. Sin embargo, son necesarios ciertos cambios futuros en las normas “si realmente se desea que las Mipymes se conviertan en una fortaleza de la economía nacional y que contribuyan de forma significativa a las estrategias de desarrollo territoriales”, acota el Dr.C y economista Juan Triana.

En su análisis identifica lagunas, las cuales influyen en gran medida en el futuro y necesario crecimiento de estas empresas. La primera consiste en que “ha prevalecido la voluntad recaudatoria por encima de la intención de promoción y desarrollo de las Mypimes, ya que un impuesto del 35%, incluso con el argumento de que la carga fiscal no ha aumentado, está lejos de ser un incentivo positivo”. Además, solo se le permite “abrir Mypimes a los cubanos residentes en el país, excluyendo cubanos no residentes y extranjeros, medida que cercena posibles fuentes de ingresos frescos”, los cuales Cuba necesita con tanta premura.   

Todo indica que las cifras de solicitudes de registro suben a un buen ritmo, y que su distribución geográfica permeará todo el territorio nacional ya que estas nuevas 35 empresas se localizan en once de las quince provincias del país. Del mismo modo todavía no se aprecia una tendencia a la reconversión de negocios previos a Mipymes por encima de un surgimiento desde cero, toda vez que “por su origen, 20 de estos negocios son una reconversión de TCP a la nueva forma de gestión no estatal, mientras que los otros 15 son de nueva creación”, apunta la nota del MEP.

Aun así, y tras la divulgación de las cifras iniciales de solicitud para creación de Pymes, el economista cubano Pedro Monreal razona que “sería interesante cuando se cumpla el primer mes que se ofrezcan dos datos: la estructura de licencias según categorías del clasificador de actividades y por la escala (micro, pequeña y mediana). El dato sobre las actividades en las que funcionarían las Pymes indicaría si se produciría una reorientación del sector privado hacia un mayor peso de lo productivo”.

Todo parece marchar sobre ruedas hasta el momento. Debemos esperar que pase un poco más el tiempo para concretar análisis más profundos y corregir errores. No obstante, a través del Canal de Actores Económicos ofrecieron dos buenas noticias para aquellos que ya estaban más preparados.

Si usted envió una solicitud que no corresponde a las actividades económicas incluidas en la primera convocatoria (producción de alimentos, exportadores de bienes o servicios, proyectos de desarrollo local, negocios de base tecnológica, proyectos incubados en los parques tecnológicos y científicos, economía circular y reciclaje) no se preocupe. Esta fue archivada y no se elimina, sino que se guarda en la Plataforma hasta una vez abierta la convocatoria afín al sector en donde su negocio se inserta.     

Además, el resto de las solicitudes se encuentran en procesamiento y hasta el momento ninguna ha sido denegada.

Leer más Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website