BLS-PARROT tiene el sello made in Cuba

Manuel Benítez se describe a sí mismo como un arquitecto apasionado de los inventos, las tecnologías y las creaciones, y para ser justos no podría haberse definido mejor.

Hoy lidera un colectivo de alrededor de 30 personas en la modalidad de Trabajadores por Cuenta Propia, que incluye profesionales de diferentes ramas y que están marcando la diferencia en el sector de la industria de la construcción en Cuba. Su aporte: materias primas cien por ciento cubanas y cien por ciento naturales.

“Somos una industria química de aplicación a la construcción, a la industria y al hogar, pero también somos un Centro de investigación, desarrollo y producción. Lo que hemos hecho es despertar a empresas y nuevos productores que estaban inmovilizadas en el país”, afirma el ingeniero Luis Arza, miembro de la Dirección de este grupo.

BLS-PARROT hace la producción primaria de más de 40 productos destinados a la industria nacional, para que sea en las pequeñas y medianas empresas donde se complete la producción.

“Lo que hemos hecho es despertar negocios que estaban paralizados. Hoy tenemos contratos con alrededor de 80 empresas y fábricas que dependen de nuestros productos. Desde aquí les proporcionamos materias primas y echamos a andar pequeñas, medianas y grandes fábricas, pero no ofrecemos productos terminados. Nuestro objetivo es hacer que otras empresas funcionen, y sean ellas quienes lleven los productos terminados a la población”.

Entre los clientes de BLS-PARROT se encuentran fábricas, fundamentalmente estatales, como las empresas Geomineras y de Gases Industriales, las industrias locales y las de producción de materiales de la construcción en toda Cuba.

Hace casi dos años atrás, BLS-PARROT funcionaba en el patio de una vivienda, y hoy, ya cuentan con una planta de 9 mil metros cuadrados. A pesar de su poco tiempo de vida, este proyecto, que aspira a convertirse en una mediana empresa, contribuyó en el 2020 al ahorro de unos cinco millones de dólares al país por concepto de sustitución de importaciones, una cifra que este año podría duplicarse.

Integrado por profesionales con experiencia en el campo de los acabados para sistemas constructivos, BLS-PARROT ha desarrollado procedimientos y métodos para la concepción, desarrollo y utilización de tecnologías, y equipos diseñados para su puesta en práctica. Uno de esos materiales es un mortero especial elaborado con productos cubanos, para la construcción de una vivienda en 24 horas por la vía de la impresión 3D, algo con lo que sueñan solamente los países más desarrollados.

También crearon una amplia variedad de resinas que constituyen la base para hacer todo tipo de acabados de construcción (pinturas, estucos, monocapas, inhibidores de óxido o esmaltes), así como adhesivos para el papel y el cartón, y aglomerantes para briquetas, todo lo cual en su mayoría hoy se importa. Además, están desarrollando la primera carta cubana de colores, de conjunto con el Ministerio de la Construcción (MICONS) y el Centro de Investigación y Desarrollo de la Construcción, enfocados en la producción de pigmentos de colores a base de piedras naturales nacionales. Hasta ahora, la mayoría de los pigmentos en Cuba se compran en el exterior.

Su capacidad productiva ronda las 30 toneladas diarias, y se distinguen por tener elaboraciones cien por ciento ecológicas, sin el uso de cemento Portland, ni aditivos derivados del petróleo. En los procesos de decoración cuentan con el moldeo artificial de piedras blandas, tales como las jaimanitas, las calizas o los granitos decorativos, creados a partir de una reacción química, que ocurre sin cemento y que tiene entre sus componentes el uso de materiales residuales.

“Pretendemos continuar interceptando el desarrollo. Cuba no puede comenzar a desarrollar ahora tecnologías que tienen 20 o 30 años, sino que hay que tratar de interceptarlas y crear a partir de lo que existe hoy como novedad a nivel internacional. El mundo está mirando hacia los productos ecológicos, los biopolímeros, y nosotros tenemos que mirar en la misma dirección”, aseguran los miembros de este equipo de trabajo.

Así, estos apasionados de los inventos, las tecnologías y las creaciones, trabajan para contribuir al crecimiento económico del país, y de sus laboratorios de seguro seguirán surgiendo nuevos productos naturales, con el sello made in Cuba.

Leer más Caso de Éxito Nacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website