¿Cómo usar el meme en una estrategia de marketing?

Por su enorme capacidad para conectar con todo tipo de públicos, el meme se ha convertido casi en un vicio para nativos digitales y hasta para las generaciones llamadas analógicas, que vinieron a conocer Internet ya entrados en años pero que igualmente estallan en carcajadas con esos chistes virtuales.

Es, básicamente, un elemento visual que se distorsiona, por lo general sacándolo de su contexto original para generar un efecto humorístico. Se suele difundir en redes sociales, sin embargo, ha saltado de estas plataformas a escenarios físicos como calles, vallas y murales. Estos recursos gráficos han llegado a usarse, incluso, con fines publicitarios como parte de una novísima tendencia: el meme marketing. 

Al ser elementos que los usuarios asimilan como algo personal, en dependencia del grado de identificación que logren, los memes se convierten en poderosas herramientas para las empresas que, a través de ellos, pueden mejorar la conexión con sus públicos.

Ya sea en formato de imagen, conjunto de imagen y texto, video o animación, el meme tiene la capacidad de volverse viral en cuestión de horas, rasgo que mucho conviene a negocios y emprendimientos, que lo incorporan a sus estrategias de marketing digital con el propósito de refrescar su imagen.

Otro punto a favor del meme marketing radica en el hecho de que las empresas no tienen que pagar derechos de autor por su empleo; de ahí que puedan capitalizar un meme que esté de moda y adaptarlo al contenido de la marca sin ninguna restricción. El resultado será inmediato: el aumento notable de tráfico hacia las redes sociales y el sitio web del emprendimiento.

Negolution comparte con sus lectores cinco tips para no fallar en el aún inexplorado mundo del meme marketing.

1. Identificar las tendencias digitales: No basta con tomar un meme al azar y tratar de vincularlo con la marca. En ocasiones luce forzado y termina surtiendo el efecto contrario. Más que el meme en sí, es primordial comprender el contexto en el que fue creado y los sentimientos a los que apela; por lo que resulta imprescindible estar al tanto de las tendencias actuales y, de ser posible, involucrar en el equipo a un nativo digital que domine el lenguaje y la jerga al uso.

2. Definir qué meme funciona en cada red: Un mismo meme no necesariamente funciona igual en una plataforma social que en otra, de ahí que se deba estudiar a fondo qué se quiere comunicar y qué tipo de plataforma y audiencia son las idóneas para viralizar el mensaje. En Facebook, por ejemplo, priman las imágenes, citas inspiradoras y memes, mientras que en Instagram los públicos buscan mayormente los muy gustados reels. Ambas plataformas son más estables que X (antes Twitter) y TikTok, dos redes en el que el empleo del meme demanda de mayor dinamismo y creatividad.

3. Hacer coincidir el meme con la esencia de la marca: Cada empresa tiene sus usuarios específicos y su fin ulterior, por lo que se ha de analizar la psicología del cliente y de la marca para que el meme esté en total sintonía con los valores compartidos de ambos. Conocer al dedillo las esencias del emprendimiento permitirá que el meme marketing no desentone y que, además, logre conectar con el tipo de usuario que ya ha sido conquistado por otros recursos del marketing institucional. Lo peor que puede pasarle a un negocio es escoger un meme que genere rechazo entre sus clientes habituales.

4. Preferir memes atemporales: Los llamados memes clásicos, que se reinventan y siempre lucen actuales, son una buena selección en cualquier estrategia de marketing, sin perder de vista que algunos revelan a las claras en qué momento histórico fueron creados. Se debe, eso sí, priorizar en la medida de lo posible los memes que puedan ser recontextualizados, pues emplear uno muy antiguo puede provocar la nociva impresión de que el negocio está desfasado.

5. Instar a la acción: El meme debe tener algún propósito definido, ya sea ganar seguidores para la marca, generar momentos de viralidad instantánea, lanzar un nuevo producto o servicio o generar confianza. Un meme puede, incluso, cumplir una mera función de entretenimiento, y no estaría mal, solo que en ese caso ya no estaría formando parte de una estrategia de meme marketing.

Leer más Marca digital en Cuba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

Abrir chat
Negolution
Hola 👋 gracias por visitarnos!
¿En qué podemos ayudarte?