Emprendimientos cubanos apuestan por la energía verde

Una nueva puerta se abrió cuando en noviembre de 2019 el Ministerio de Energía y Minas (MINEM) dio a conocer el Decreto Ley No. 345 del Desarrollo de las fuentes renovables y el uso eficiente de la energía. A través del mismo, las personas naturales y jurídicas podrían adquirir equipos que utilicen las Fuentes Renovables de Energía (FRE), como calentadores solares de agua y sistemas solares fotovoltaicos, acceder a créditos bancarios con ese fin, así como vender a la Unión Eléctrica el excedente de energía producida.

Desde entonces, varios emprendimientos cubanos, de diferentes sectores, se han sumado a la utilización de las FRE. Entre las modalidades más difundidos a escala doméstica e industrial, con resultados muy favorables, han resultado los trabajos con energía eólica y el biogás, fundamentalmente para actividades en la agricultura.

Varias investigaciones, de profesionales del país, han permitido la creación de un reactor híbrido cubano, patentado hace poco más de dos décadas. Su autor es Félix Hermida García, profesor de la Universidad de Sancti Espíritus José Martí Pérez (UNISS) e ingeniero por partida doble: químico y agrónomo.

Otro de los ejemplos innovadores en este sentido, estuvo a cargo del también espirituano Alexander López Savran. Dicho ingeniero ganó, en 2017, un concurso con la creación de un sistema de abastecimiento de biogás en comunidades campesinas.

Aprovecha los residuos pecuarios como fuente renovable de energía, ello permite obtener mayor eficiencia y distribuir el producto hasta cinco kilómetros de distancia, sin utilizar ni sopladores ni compresores, una innovación que mejoró la vida de más de 500 personas en un centenar de hogares.

De ahí que la revista de tecnología más antigua del mundo, propiedad del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Estados Unidos: la MIT Technology Review en su versión en español, lo incluyera en la selecta lista de los innovadores menores de 35 años más sobresalientes de Latinoamérica.

A inicios de 2021, Estudio 50, un espacio multicultural especializado en la producción y servicios audiovisuales, se convirtió en el primero de su tipo en poseer una instalación híbrida de energía eólica y solar. De acuerdo a Luis Mario Gell, su fundador y director, ya han desarrollado pequeños proyectos completamente con energía verde. El emprendimiento, ubicado en La Habana, se ha caracterizado desde su creación, por sus aportes al desarrollo local.

Ya no son solo las instituciones de la Isla las que trabajan  y potencian el uso renovable de energía (FRE). Más allá, de los programas de inversión que incluyen la instalación de bioeléctricas, tecnología solar fotovoltaica, parques eólicos y pequeñas centrales hidroeléctricas, hoy los emprendedores cubanos también reconocen la importancia de estos esfuerzos. Inversión, que no solo permitirá la independencia energética, sino también la sustitución de importaciones; asunto de vital importancia para la economía del país.

Leer más Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website