Espíritu emprendedor ante incertidumbre económica: tratamiento efectivo frente a la COVID-19

En la edición 22 de nuestra revista, escribí un artículo cuya intención primaria consistió en reflejar las posibles rutas económicas para sobrepasar la pandemia del nuevo coronavirus en nuestro país, a partir de la voluntad de los emprendedores y las ideas que expertos en el tema proponen al gobierno para que el inevitable golpe tenga un menor impacto.

Ahora, las principales afectaciones que han experimentado los negocios privados, las alternativas que se aplican para lidiar con un tema que sobrepasa lo sanitario y llega hasta las fronteras políticas y socioeconómicas, y los posibles escenarios a superar en los meses por venir, centran el debate en esta ocasión.

Más allá del impacto negativo que el bloqueo, la mala gestión gubernamental, la falta de un mercado mayorista o el congelamiento de licencias haya podido tener sobre el emprendimiento nacional, la COVID-19 puede medirse como la amenaza más importante que han debido enfrentar los negocios privados desde el 2010, porque esta ataca desde todos los ángulos simultáneamente y no solo afecta a aquellos relacionados con el turismo internacional.

De acuerdo con un informe publicado recientemente por la Consultoría Auge, “las afectaciones más extendidas son la disminución o la interrupción de los ingresos, el agravamiento de la baja disponibilidad de suministros y la detención de inversiones para la creación de nuevos negocios”; lo cual trae implicaciones negativas para el empleo ya que se espera “una disminución de los trabajadores contratados a partir del mes de junio, debido a que los negocios que están apoyando salarialmente a sus trabajadores no podrán mantener sus actividades y la protección salarial por más de dos meses”.

Para los expertos “la economía cubana se verá afectada tanto por la recesión mundial como por el efecto negativo derivado de sus propias medidas restrictivas”, a la par que la mencionada interrupción de ingresos se encuentra atada por varias cadenas: imposibilidad de trabajar, disminución de las remesas, cero turismo, cierre de fronteras que afecta la importación individual de mercancías y la caída en el crecimiento de los principales socios comerciales.

Las principales afectaciones que experimenta el sector son producto del rompimiento de las dinámicas habituales de trabajo, desabastecimiento de materias primas, ejecución de costos fijos sin contar con ingresos, disminución de los niveles de ventas en el caso de los establecimientos que se mantienen abiertos, interrupción de inversiones para la creación de nuevos negocios o para la ampliación de los ya existentes, y pérdida de clientes, proyectos, contratos, acuerdos y compromisos para la prestación de servicios convenidos antes de la situación epidemiológica, entre otras.

Estrategias positivas de emprendedores y privados

Aun ante este incierto escenario, las iniciativas no se han detenido. Una colaboración entre el proyecto Cuba Emprende, el programa Oasis y la propia Auge, agrupó ejemplos de buenas acciones de emprendedores cubanos que dan cuenta de su colaboración desde varias aristas para apoyar al personal médico o hacer más llevaderos estos tiempos para otros.

El desarrollo de implementos de seguridad o componentes para asistir la labor de los profesionales de la salud, ha figurado como prioridad para proyectos como 3D-Fab Crearte, que ha fabricado protectores faciales y válvulas para el sistema de respiración asistida; Imprime, Elfos Gráfica, Estudio DiArt, DiHavana y Diseñadores independientes produjeron máscaras de protección con láminas plásticas y PVC que han sido donadas al Hospital Militar, Clínico de 26, Hermanos Ameijeiras, al IPK, y a los centros médicos Abel Santamaría y León Cuervo Rubio, de Pinar del Río.

Igualmente, el proyecto de desarrollo local En´rolla, de Camagüey, reparó el panel de control de la lavadora Girbau en el hospital provincial Manuel Ascunce, equipo con seis meses en desuso y de muy alto impacto en el momento actual de la pandemia. Además, el emprendedor Ángel Pino Arocha se decidió a fabricar cajas “Aerosol box” para uso del personal de terapia intensiva que evitan el contacto con las gotículas del paciente durante la intubación.

La donación de nasobucos centra las labores del emprendimiento de confecciones textiles Procle, de la barbería PaPicarte, del negocio con temas afrocubanos BarbarA´s Power y del proyecto de desarrollo local Akokán. Por su parte, la perfumista Clara Camalleri detuvo la fabricación de perfumes artesanales para hacer gel desinfectante que ha entregado a quienes permanecen en puestos de trabajo cercanos a su residencia y a empleados del Fondo Cubano de Bienes Culturales.

A las acciones de entrega de alimentos mencionadas en el pasado número, también se incorporan el restaurante de comida criolla Crystal, donde entregan comestibles gratuitos a los ancianos de su localidad, y el servicio de mensajería Mandao que, junto a Juanky´s Pan, asiste a los abuelos identificados por la Asistencia Social como casos críticos. Mandao también se unió a D´Brujas para trasladar las donaciones de este último negocio; 150 jabones para el Hogar de niños sin amparo familiar de Diez de Octubre e igual cantidad a un Hogar de Ancianos del municipio Plaza de la Revolución.

Otros emprendimientos que no se han detenido son la Escuela de Fotografía Creativa de La Habana, impartiendo talleres semanales online a través de WhatsApp; el proyecto sociocultural El Guajirito, con el desarrollo de una aplicación informativa y de pesquisaje; y el Gimnasio Pura Vida, que preparó clases online para todo aquel que quiera seguir ejercitándose desde casa.

¿Cómo termina la obra?

Hemos visto que los emprendimientos han tomado cursos de acción dedicados, por una parte, al funcionamiento del negocio y, por otra, a la protección de sus empleados, pero su recuperación gradual dependerá del “nivel de afectaciones, su capacidad de adaptación, el tipo de servicio que prestan y su relación o no con el turismo internacional”, reflexiona el informe de Auge.

La posible normalización no llegará sin dificultades, ya que una vez pasada la crisis, los emprendimientos enfrentarán pagos atrasados, necesidad de inyectar liquidez para el reinicio de actividades y una falta de insumos en el mercado; aspectos que se unen a la ausencia de un marco regulatorio funcional y preciso, la deficiente integración con otros actores de la economía y la inmovilidad de la política económica que debe permanecer coherente con la actualización del modelo.

Esto puede evitarse, o al menos ver disminuido su impacto, mediante una sencilla voluntad gubernamental. Medidas estratégicas, como corregir las contradicciones y problemas estructurales que afectan al sector o potenciar la concertación de alianzas público-privadas para enfrentar situaciones problemáticas resultantes; medidas financieras, tales como otorgar créditos bancarios con bajas tasas de interés tanto para proveer el capital de trabajo requerido para el reinicio de actividades como para proteger salarialmente a los trabajadores contratados; medidas fiscales, como la eliminación del impuesto sobre la fuerza de trabajo; o medidas logísticas que permitan las importaciones con carácter comercial o amplíen la nomenclatura de productos vendidos en monedas extranjeras; son parte de una larga brújula a seguir para salir lo más fortalecidos posibles, sin importar el tipo de propiedad que se trate.

Leer más La Columna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

Por favor, espere....

Suscribete a nuestro boletin.

Por favor, introduzca su correo electrónico para que pueda recibir nuestro boletin de noticias.