La ventana de las transacciones comerciales en Cuba

Durante los días de la Feria Internacional de La Habana, la mayor bolsa comercial de Cuba, la Isla es presentada como una suerte de paraíso para la inversión extranjera debido a, entre otras razones, la seguridad del país y el potencial de crecimiento en más de una veintena de sectores. No obstante, los inversores y el propio Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera (Mincex) han reconocido las demoras y trabas que enfrentaban en la concreción de los tan necesarios negocios para el despegue económico nacional.

El sistema de Ventanilla Única desplegado en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, la cual se centra en operaciones y cuyo objetivo es simplificar todos los trámites de los inversionistas, sirvió de base y conexión para el lanzamiento a partir de enero de 2020 de la Ventanilla Única de Comercio Exterior, herramienta que permite viabilizar los trámites relacionados con la actividad comercial del empresariado cubano y facilitar las operaciones en Cuba.

Para incrementar el intercambio comercial entre los países, no basta con reducir o eliminar aranceles; es necesario poner en marcha sistemas de modernización aduanera que permitan incrementar la competitividad internacional. Y aquí es donde entra la Ventanilla Única, que en términos prácticos agiliza y simplifica los flujos de información entre el comercio y el gobierno, y aporta beneficios significativos a todas las partes involucradas en el comercio transfronterizo.

Concertar la tramitación de importación o exportación de una empresa cubana, desde el registro hasta la recepción o despacho de la mercancía en puerto, tendrá en la Ventanilla Única de Comercio Exterior (vuce.cu) vía expedita para que de una vez se completen sus tres fases:

  • Clarificación de las operaciones de comercio exterior, desde la perspectiva de usuario.
  • Simplificar los procedimientos.
  • Implementación de la ventanilla de forma tal que esta permita, incluso, hacer transacciones en línea y en tiempo real.

Esto, en primera instancia, contribuye a que importadores y exportadores cuenten con un acceso fácil, transparente y previsible a los procedimientos relacionados con la actividad del comercio exterior, elemento que facilitará también el cumplimiento de las normativas, y permitirá a las autoridades identificar aquellos pasos en que puedan eliminarse o acortarse los plazos de ejecución de cada procedimiento.

Mientras presentaba este proyecto en noviembre de 2019, Vivian Herrera, Directora General de Comercio Exterior del Mincex, declaró que “pretendemos reducir la complejidad de los procesos de tramitación hasta en un 75%. La ventanilla les permitirá a todos nuestros importadores y exportadores realizar todo su trabajo con un servicio en línea. En un momento superior aspiramos a que esté visible en la web, al punto de saber el estado de sus mercancías en el momento justo de zarpar o entrar a puerto. Hablamos de un proceso novedoso, complejo, pero muy funcional”.

A día de hoy, dos meses después de anunciado el lanzamiento de dicha plataforma, no figura en los medios nacionales ninguna información sobre la arrancada de la Ventanilla Única de Comercio Exterior ni su repercusión en el empresariado de la mayor de las Antillas, el cual parece que deberá reducir las expectativas que tiene de realizar su actividad comercial extranjera con calidad y prontitud.

Leer más Inbest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

Por favor, espere....

Suscribete a nuestro boletin.

Por favor, introduzca su correo electrónico para que pueda recibir nuestro boletin de noticias.