LEGO: la marca que se construyó pieza a pieza

LEGO ha recorrido un largo camino. Sus inicios fueron en un pequeño taller de carpintería danesa hasta convertirse en una gran multinacional. Actualmente ocupa una de las principales posiciones mundiales en ventas entre los fabricantes de juguetes.

La marca fue fundada en 1932 por Ole Kirk Christiansen; y hasta 1949 se dedicó casi exclusivamente a producir juguetes de madera. Su nombre es la abreviatura de dos palabras danesas, leg godt, cuyo significado es “jugar bien”. El brick LEGO es su producto más importante, todo un ícono a nivel internacional, motivo por el que la empresa ha recibido en dos ocasiones el galardón de “juguete del siglo”.

Todo comenzó en 1932, en Billund, Dinamarca, cuando el carpintero Ole Kirk Christiansen, tras la quiebra de su negocio y la muerte de su esposa Kristine, decidió comenzar de nuevo y montar un taller de juguetes de madera, al cual en 1934 denomina LEGO.

Con la Gran Depresión haciendo estragos por Europa, Ole tuvo que reducir sus costes de producción, ya que la gente apenas tenía dinero para comprar muebles, construir o remodelar sus casas. Esto le hizo centrarse en proyectos más pequeños, haciendo versiones en miniatura de sus productos a modo de muestra. Dichos modelos le inspiraron para comenzar a producir juguetes.

Ocho años más tarde la fábrica se incendió ocasionando la pérdida total del negocio, así que una vez más Ole volvió a arrancar, esta vez, no solo fabricando juguetes de madera sino también de plástico. Fue en 1949 cuando se dedicó exclusivamente a este último material.

Con el paso de los años, sus productos han ido experimentando diversas evoluciones, pero siempre manteniendo su esencia fundamentada en el tradicional y nostálgico brick LEGO. Es el insumo perfecto para que niños de todo el mundo estimulen su imaginación y puedan construir sus propios juguetes, generando así un sistema de juego conformado por ciudades, edificios, calles, personajes, animales y diferentes vehículos de transporte.

Cuando se creó, las primeras piezas eran a color amarillo, pero hoy existen varios formatos y colores. La empresa mantiene una constante dinámica de renovación, pero siempre enfocada en sus valores fundacionales. Para ello, sus directivos no paran de desarrollar acciones de marketing que van desde, el lanzamiento de revistas infantiles, libros o numerosos retoques corporativos, hasta la creación de una web en la que los clientes pueden realizar sus propios diseños y luego adquirir todas las piezas necesarias para la construcción de estos modelos.

Actualmente, LEGO sigue siendo un negocio familiar que ofrece al mercado miles de motivos en su sistema de juegos. Entre ellos temáticas dedicadas al espacio, los vikingos, los piratas, los castillos medievales, los dinosaurios, las ciudades; diversos destinos turísticos; películas como Star Wars, Harry Potter, Indiana Jones o Los Cazafantasmas; entre muchos otros. Así mismo el grupo, además de sus parques temáticos Legoland, y sus famosas cajas de juego, ofrece hoteles alrededor del mundo.

Una de sus grandes y primeras acciones de marketing a gran escala fue precisamente la apertura de Legoland en Dinamarca que superó los 625 mil visitantes en su primera temporada. A nivel de negocio, sigue demostrando su gran potencial con un gran éxito de ventas. En 2012, por ejemplo, su beneficio neto alcanzó los 752 millones de euros, un 35% más que en el año anterior, cifra que continúa incrementándose cada año.

Sin duda, se trata de un juego lleno de imaginación, creatividad e inspiración, que incluso en los últimos años está teniendo una notable influencia dentro de algunos procesos empresariales con el método Lego Serious Play, una técnica que favorece la reflexión, la comunicación y la resolución de problemas, que puede ser utilizado por organizaciones, equipos de trabajo y personas en general.

Leer más Caso de Éxito Internacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website