Mandao se abre a nuevos escenarios como mediana empresa

Octubre cerró con una buena noticia para Mandao, el reconocido servicio de mensajería de mochilas amarillas: su constitución formal como mediana empresa privada, hecho que llegó a menos de un mes luego de haber sido aprobada como una de las primeras micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) en Cuba, tras la decisión gubernamental en junio pasado de dar luz verde a la creación de estos actores económicos.

Para los seis socios que conforman la dirección de la empresa, las ventajas de esta clasificación son muy claras: “Ahora tendremos personalidad jurídica, podremos firmar contratos, tener clientes estatales y extranjeros, importar, abrir sedes en otras provincias… Aunque desde fuera pueda parecer poco, cualquiera que sepa un poco lo que es hacer negocios en Cuba puede entender lo mucho que hemos avanzado”, señala Marta Deus, cofundadora de Mandao.

Tras dos años de esfuerzo conjunto, crecimiento constante, expansiones por Cuba y desarrollo de nuevas líneas de negocio, ahora Mandao entra a una etapa en la cual tendrá mucha flexibilidad en su accionar y mejores posibilidades de inserción en nuevos escenarios.

Según nos contó Marta, llegar a la constitución formal de la empresa fue un proceso bastante fluido, toda vez que “hemos recibido la ayuda constante del Ministerio de Economía y Planificación, y a la hora de firmar en la Notaría todo fue muy profesional y recibimos mucho apoyo, aun cuando en el caso del Banco tuvimos un inconveniente a la hora de depositar el capital social, porque al ser la tercera PYME que hacía ese trámite en ese banco no había claridad en algunos procesos”.  

Bajo la etiqueta de Operador Logístico, que le permite dar mayor cobertura a la línea de paquetería que desarrollan, y con un definido perfil tecnológico, Mandao mantiene sus servicios de delivery en cinco provincias cubanas, pero ahora su relación con otros entes similares podrá verse fortalecida toda vez que como empresa y con personalidad jurídica serán más fáciles la concreción de financiamiento, las relaciones inter empresariales y la inserción en el entramado económico nacional como figura de pleno derecho.

“Ahora pasamos a un proceso de contratación de todo el personal, que algunos se mantenían como TCP y otros como servicio externo; y el tema de los compromisos tributarios que también cambia y hemos estado haciendo algunos análisis de cómo eso va a cambiar, ya que es una carga tributaria fuerte, sumada a todas las inversiones y el crecimiento que queremos tener”, comentó Marta.  

Aparecer como empresa genera mucha más confianza del público y la credibilidad de los clientes y usuarios hacia ellos crece. También podrán aumentar el volumen de productos que ofrecen y la oportunidad de colocar sucursales plenamente reconocidas en todas las provincias del país. Ante el reto que se les presenta, declaran estar listos para seguir creciendo y uniendo amigos, familias y comunidades.    

A poco más de un mes de iniciado el proceso de aprobación del primer grupo de Mipymes, el número total de estas nuevas formas de gestión asciende a 315 empresas, de las cuales 307 son privadas y 8 del sector estatal. Extendidas por todo el territorio nacional, su impacto en el desarrollo socioeconómico del país abarca, de acuerdo con declaraciones del Ministerio de Economía y Planificación, diversos sectores como la producción de alimentos; actividades manufactureras como la fabricación de materiales de construcción, muebles, confecciones textiles, calzado, plástico y productos de limpieza y aseo; actividades de programación informática; recuperación de materiales y reciclaje; y servicios técnicos.

Leer más Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website