¡Matanzas no está sola!: la frase que generó una ola solidaria mundial

Las alarmantes cifras de contagiados por el SARS-CoV-2 en la provincia cubana de Matanzas generaron una inmensa ola de solidaridad, impulsada inicialmente, por ciudadanos comunes y negocios por cuenta propia, con el envío de medicamentos, ropa, artículos de aseo y otros insumos.

Desde las redes sociales, los grupos articularon campañas de recogida en carros, bicicletas, motos e, incluso, a pie; para reunir la mayor cantidad de productos y, en esas mismas plataformas, llovieron las iniciativas vinculadas al transporte, hospedaje de los médicos y alimentación gratuita.

El emprendimiento Clandestina—dedicado a la venta de piezas de vestir exclusivas y radicado en La Habana—comunicó recientemente la llegada del primer envío al Hospital de Cárdenas y al Seminario Evangélico, relacionado con el Hospital Pediátrico de Matanzas.

Entre otros, el negocio compiló para los residentes y enfermos en ese territorio occidental: antibióticos, vitaminas, papel sanitario, líquidos de limpieza, paquetes de máscaras faciales, más de 200 jeringuillas, pañales desechables para niños, juguetes, jabones, detergente y pasta dental.

Autos y camiones particulares, asociados al trabajo por cuenta propia, ofrecieron sus vehículos para llevar de manera gratuita las donaciones a la también conocida como la Atenas de Cuba; asimismo, algunos taxistas ofrecieron el traslado gratuito del personal sanitario. 

Las redes difunden además las iniciativas de emprendedores como Juan Monzón, matancero de 71 años, quien puso a disposición su hostal en Cárdenas, sin costo alguno, para el hospedaje de los médicos cubanos provenientes de otras provincias. 

La cooperativista Disney María, conocida como la China, manejó su camión desde Placetas, en Villa Clara, con el propósito de llevar mangos a los centros de salud de Matanzas y, por ejemplo, al Hospital Universitario Faustino Pérez donó 1500 kilogramos de esa fruta.

El club Moto Eléctrica Cuba laboró conjuntamente con la Universidad de La Habana para el traslado y entrega de donativos en apoyo a las familias matanceras y la Unión de Periodistas de Cuba sumó a sus afiliados de todo el país, a la recogida de materiales imprescindibles en centros de aislamiento.

Las plataformas digitales reseñan también la decisión de miles de estadounidenses de reunir más de medio millón de dólares destinado a la compra de seis millones de jeringuillas para la campaña de vacunación contra la Covid-19, impulsada en la Isla.

Por su parte, los cubanos residentes en Canadá enviaron una carga con un peso aproximado de 90 kilogramos al Hospital Julio Aristegui Villamil, en el municipio de Cárdenas—con más de 200 pacientes ingresados en la actualidad—, consistente en guantes, máscaras, sondas vesicales, jeringuillas, entre otros.

La Asociación de Cubanos Residentes en Austria, así como cubanos en ciudades de España como Madrid, Valencia y Barcelona; en Bélgica, Holanda y otros muchos países, enviaron contenedores con camas, medicamentos, test de laboratorio, protectores faciales y batas.

Algunos medios mencionan, igualmente, la convocatoria en Twitter del emprendimiento Pixel Cubano para donaciones materiales y monetarias y el llamado de Rocío Baró, Licenciada en Ciencias de la Información, quien puso a disposición sus cuentas personales para la recaudación de dinero y la compra de medicinas y alimentos.

Desde casa también nos hemos propuesto ayudar, por eso Negolution aporta su granito de arena a este interés con cargamentos que llegarán muy pronto desde España. La historia de la solidaridad con Matanzas es un proceso en construcción diaria gracias a los negocios por cuenta propia, artistas, cubanos residentes en el exterior, organizaciones internacionales y ciudadanos comunes.

Leer más Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website