¿Por qué es Oreo la galleta más famosa del mundo?

El ejemplo de Oreo, la galleta más famosa y mejor vendida del mundo, viene a probar que el éxito no solo depende de la calidad del producto, sino también de las campañas publicitarias. Fue precisamente una muy bien diseñada estrategia de marketing lo que catapultó a las célebres galletas, que en sus inicios eran casi idénticas a las llamadas Hydrox, surgidas incluso cuatro años antes.

De modo que cuando salieron al mercado en 1912, las Oreo no eran las únicas de tipo sándwich compuestas por dos galletas de cacao unidas por una capa de crema; solo que las estrategias comerciales y la creación de una identidad potente por parte de la compañía estadounidense National Biscuit Company (Nabisco), dueña de la marca, permitieron el despegue definitivo.

Las primeras unidades se vendieron a granel en Nueva Jersey por 25 centavos de dólar la libra, precio que comenzó a cimentar la marca en el gusto de las grandes multitudes, al punto en que en la actualidad Oreo pertenece al privilegiado grupo de billion-dollar brands (marcas con más de mil de millones de dólares de ingresos anuales) y es la galleta más vendida del orbe con una producción anual de 40 mil millones de unidades.

Sobre el origen del singular nombre existen diferentes teorías: unos lo asocian al envoltorio original, que era de color dorado; otros lo adjudican al término griego oreo, que significa bello. En cualquier caso, esta denominación se ha mantenido a lo largo de su historia, aunque, en un principio comenzó como Oreo Biscuit, en 1921 pasó a nombrarse Oreo sándwich y finalmente, al apelativo actual, Oreo Chocolate sándwich Cookie: el sándwich de galleta de chocolate. No obstante, los creadores nunca han despegado esta interrogante.

Sobre su diseño, que ha sobrevivido a modas y estilos durante más de un siglo, el crítico de arte Paul Goldberger publicó una halagadora reseña en The New York Times: “Es una galleta que abraza la contradicción. No solo por lo oscuro de su exterior y la luz de su interior, sino por su diseño tan cuidadosamente adornado siendo un producto tan sencillo. Como un edificio que mezcla vidrio liso con gárgolas, esta galleta no hace sino trascender de la brecha que separa la modernidad de la tradición”.

Aunque se ha mantenido inalterable en su esencia, desde su fundación Oreo no ha dejado de reinventarse: ha lanzado versiones con cubiertas de leche y chocolate blanco, se ha aumentado la cantidad de crema hasta dar lugar a las conocidas Double Stuff, se ha vendido en tamaño XXL y, en algunos lugares del mundo, sus sabores han incursionado en el café, las alitas de pollo y el wasabi.

En la actualidad se comercializa en más de 100 países y es una de las principales embajadoras de la cultura estadounidense. Gracias a sus originalísimas campañas publicitarias y a las características del producto, Oreo ha desarrollado un movimiento paralelo que incluye su peculiar forma de consumo, pues según estudios, la mitad de sus compradores siguen la misma rutina: primero la destapan; después, lamen la parte que contiene la crema y, por último, mojan la galleta en la leche.

En 2013 una investigación llevada a cabo por la Universidad de Connecticut determinó que las Oreo son tan adictivas como la cocaína. De acuerdo con las pruebas de laboratorio desarrolladas en ratones, se registró que el consumo de la crema podía llegar a activar más neuronas en el llamado “centro del placer del cerebro” que ciertos tipos de estupefacientes, lo que pudiera explicar las elevadas cifras de consumo de este singular producto.

Leer más Caso de Éxito Internacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

Abrir chat
Negolution
Hola 👋 gracias por visitarnos!
¿En qué podemos ayudarte?