Una moneda que no cabe en tu billetera

Hace mucho tiempo que Cuba dejó de quedarse atrás en las últimas tendencias mundiales. Si estamos actualizados en la moda, la música o las producciones audiovisuales, no hay razón para permanecer fuera de un universo en expansión como el de las criptomonedas. Así que nadie se asombre cuando el Bitcoin sea tema recurrente en una conversación.

Para quienes como yo aún son nuevos en este mundo, una criptomoneda es un activo virtual desplegado como una representación digital de valor que se puede comercializar o transferir digitalmente y utilizar para pagos e inversiones. También puede encontrarse bajo los nombres de criptoactivos, criptodivisas, monedas virtuales o monedas digitales.   

No hablamos de una o dos, sino que existen más de cien de ellas en circulación a nivel global, diferenciadas por factores como la encriptación, la filosofía y la tecnología que utilizan, siendo Blockchain la más empleada. En un reducido ranking compuesto por aquellas con mejores prospecciones y popularidad, el conocido Bitcoin (BTC) se posiciona a la cabeza con una capitalización de más de un millón de dólares estadounidenses. 

Tal escaño fue obtenido no solo por ser la moneda digital pionera, tras su lanzamiento en 2008, sino por el aumento en la penetración de mercados potenciales como los de América Latina, entre los cuales aparece, por supuesto, el cubano. Esta afirmación viene respaldada por Google Trends, plataforma que reveló en 2020 que uno de los criterios de búsqueda más recurrentes en Cuba fue “comprar Bitcoin”.

Lo que pudiera verse como una sorpresa pasó a ser noticia cuando, en mayo de este año, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel afirmó que se analiza la “conveniencia” del uso de las criptomonedas para las operaciones económicas en el país, lo cual permitiría acceder a mercados financieros internacionales y sortear muchas de las sanciones impuestas por Estados Unidos.

A esto, sumémosle que en agosto pasado el Banco Central de Cuba se pronunció respecto a las criptodivisas, autorizando su uso “por razones de interés socioeconómico” y presentó la intención de otorgar licencias a proveedores de servicios de estos activos para operaciones relacionadas con la actividad financiera, cambiaria, de cobranza o de pagos en y desde el territorio nacional, todo después de recibir la autorización por la entidad bancaria.

De acuerdo con la economista Marian Cabrera Soto, y debido al alto nivel de seguridad tecnológica de las criptomonedas, su empleo en Cuba puede ser muy conveniente toda vez que facilitaría el uso de “mecanismos de pago protegidos y robustos que permitan cobrar las exportaciones, pagar las importaciones y canalizar flujos comerciales y de crédito”. Asimismo, “se podrían crear sistemas de pagos entre entidades cubanas y extranjeras para que las transferencias se realizaran de manera segura, rápida y barata, lo cual reduciría significativamente la exposición cambiaria”, expuso.

Algo a tener en cuenta es que, al ser activos extremadamente volátiles “no deberían emplearse como una opción de inversión financiera, pues resulta difícil compensar el riesgo de exposición a la volatilidad de tales activos”, según explica Pavel Vidal, doctor en Ciencias Económicas.  

Quizás una de las voces más conocidas sobre estos asuntos, sea la del emprendedor y youtuber Erich García, quien en su canal Bachecubano aborda temas tecnológicos y es hoy uno de los mayores impulsores del uso de las criptodivisas en la isla. Él dice que “el cubano no tiene una forma viable de comprar criptomonedas porque no dispone de los instrumentos financieros necesarios para ello” y por eso la mejor manera de adquirirlas es persona a persona.

No obstante, los nacionales están utilizando criptoactivos como reserva de valor, como una manera de resolver sus necesidades emergentes mediante compras en sitios internacionales que los acepten, y otros generan ingresos a través de estrategias de trading.

Sobre este particular, ya encontramos a emprendimientos cubanos que cobran en criptomonedas con la consecuente ampliación de su base de clientes. Por ejemplo, el restaurante Yarini Habana acepta el pago de las cuentas mediante la plataforma Lightning Network, red de micropagos off-chain de Bitcoin; y a través de una publicación en sus redes sociales el Bar Pazillo anunció que se sumaban a esta revolución de las criptomonedas aceptándolas como nuevo medio de pago en su local.

El sitio coinmap.org ofrece una vista donde aparecen varios puntos de la geografía nacional, con mayor concentración en La Habana, con negocios listos para operar con Bitcoin y otros criptoactivos, agrupados fundamentalmente en los sectores de alojamiento y gastronomía.     

Aún creo que es pronto para decir con un mínimo de certeza si el futuro de la economía cubana se verá digitalmente monetizado. Sin embargo, no podemos descartar el discurso de los entusiastas de las criptomonedas, cuando analiza que el mercado de los activos digitales es un océano de oportunidades.

Leer más Inbest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

Abrir chat
Negolution
Hola 👋 gracias por visitarnos!
¿En qué podemos ayudarte?