Economía circular, el concepto por el que apuestan cada vez más emprendedores cubanos

El Concurso Naranja de Economía Circular que organiza la Embajada del Reino de los Países Bajos cerró su agenda de trabajo 2022 con una jornada de Master Class y Networking en la Fábrica de Arte Cubano de La Habana, con la colaboración también de Negolution.

Este certamen, busca promover una nueva visión comercial en los negocios emergentes, bajo el principio de la sostenibilidad y basada en la ciencia y la innovación, y en esta ocasión los negocios Tilán, Impulso y OroZus, se llevaron los premios.

“Es una despedida, pero es también el comienzo de algo nuevo y una gran fiesta, porque con el concurso logramos reunir a muchos emprendedores de la isla que aplican la economía circular”, dijo Joëlla van Rijin, Secretaria de Economía Sustentable de la Embajada del Reino de Países Bajos en Cuba.

Comentó que uno de los principales desafíos de los emprendedores cuando se proponen aplicar la economía circular es cómo pagar la circularidad, dónde obtener los fondos, por eso, adelantó, para el concurso del 2023 “el financiamiento será uno de los temas más importantes que vamos a tener en cuenta”.

Jan Nicolaysen, director de la empresa mixta Porcien S.A., la primera autorizada en Cuba, aseguró que la mejor manera de alcanzar resultados es crear alianzas entre emprendedores.

En el 2016 comenzó un proyecto para crear una empresa de capital mixto en la rama agrícola, que se dedicara principalmente a la producción de carne de cerdo, y luego de un largo camino de trámites y licencias su empresa quedó constituida en el 2020, pero entonces vino la pandemia de Covid-19.

“Eso significó que nos repensáramos nuestro objeto fundamental, era imposible importar los animales para comenzar con la crianza- Jan y sus socios quieren introducir en Cuba la genética porcina danesa- por eso decidimos, mientras no fuera posible traer los cerdos, sembrar maíz, que luego utilizaremos para hacer el pienso para nuestros animales”, contó.

Actualmente tienen 100 hectáreas de maíz plantadas en campos de Cienfuegos y Mayabeque. Su producción la venden a empresas cubanas para fabricar pienso para cerdos.

Por su parte, Manuel Benítez, socio y fundador de la empresa privada BLS Industria y Tecnología, afirmó que en Cuba hay una gran necesidad de aplicar la economía circular, “por encima de cualquier otro país del mundo”, por el contexto en que se vive en la isla.

“Tenemos la responsabilidad de interceptar el desarrollo, no nos queda otra alternativa que no sea esa y tenemos la capacidad profesional para hacerlo”.

BLS Industria y Tecnología empezó a operar bajo la categoría de Trabajador por Cuenta Propia y “prácticamente no teníamos nada con qué producir”, contó Manuel.

Hace poco más de un año son una empresa privada con 70 trabajadores y han ahorrado al país entre 16 y 29 millones de dólares en los últimos dos años con sus producciones, utilizando materias primas nacionales y naturales, a partir de los principios de la nanotecnología.

Hoy cuentan con una fábrica y una diversa cartera de productos para sectores tan estratégicos como la construcción, por ejemplo. “Nosotros no queremos hacer productos finales, sino ofrecerles a las empresas las materias primas, las bases, para que sean ellos quienes elaboren sus propios productos”.

Además, muy pronto comenzarán a desplegar, de conjunto con la empresa de telefonía ETECSA S.A., la plataforma Nexo, un proyecto que busca disminuir en un 50 por ciento los trámites que conlleva la utilización de papel y realizarlos de manera digital.

“Tenemos que luchar junto a las instituciones para desarrollar el país desde adentro”, sentenció Manuel.

También al espacio llegó la Master Class de Francisco “Paco” Borrás, experto en temas crediticios del Centro de Estudios de la Economía Cubana para explicar a los emprendedores las diferentes opciones de financiamiento que existen para ellos en el país.

Paco reconoció que, aunque aún “son limitados” los recursos financieros de los que disponen los bancos para los actores privados, “existen vías para minimizar las brechas existentes y para que se abran más caminos a los emprendedores”, pero también falta cultura financiera entre ellos, y esto limita sus posibilidades para acceder a los créditos.

“Necesitamos que el sistema bancario acompañe al emprendedor”, consideró, y adelantó que ya se dan pasos para lograrlo, y uno de ellos es la Banca Verde, una oportunidad de apoyo en divisas extranjeras para proyectos verdes (cambio climático, biodiversidad, economía circular) que se comenzará a implementar de manera gradual en los bancos cubanos a partir de enero del 2023.

Como cierre de la jornada, Greta Tilán y Dagoberto Morejón, dos de los ganadores del Concurso Naranja de Economía Circular 2022, expusieron las experiencias de su viaje de conocimientos por el Reino de los Países Bajos, uno de los premios del concurso.

Greta es la creadora de Tilán, un negocio dedicado a la belleza, la cosmética y el cuidado personal, que trabaja sobre la base de aceites naturales, y Dagoberto es un amante de la coctelería de fusión y propietario de OroZus, un emprendimiento de infusiones 100 por ciento naturales y cubanas.

Ambos coincidieron en que hay infinitas posibilidades para hacer en Cuba, de una manera más responsable, aplicando los conceptos de la economía circular y creando alianzas entre emprendedores.

Leer más Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website