BlackRock, la empresa “fantasma” que controla el mundo

Desde que emergió como empresa a finales de los años 80, BlackRock tenía claro su propósito: operar en el mercado nacional de los Estados Unidos y expandirse lo más pronto posible fuera de sus fronteras. Y lo logró con creces, pues en la actualidad este megaconsorcio de las finanzas es el mayor gigante de la gestión de inversiones a nivel mundial.

El sueño de Robert Kapito y Larry Fink, sus socios iniciales, posee actualmente el 88 por ciento de las acciones de las 500 mayores empresas norteamericanas y gestiona activos de valor equivalentes a 10.5 billones de dólares; cifras de infarto, sobre todo para una corporación prácticamente desconocida.

La discreción y la elevadísima eficiencia parecieran ser la fórmula mágica de BlackRock, multinacional de gran calibre a cuya influencia no escapa ninguna esfera de la economía y la sociedad.

Es la compañía que más dinero gestiona en el mundo. Sus principales líderes dominan los fondos de inversión más importantes y exclusivos a nivel global y tienen un puesto en los foros de economía más relevantes, además de consejos de administración, universidades, complejos médicos y entidades financieras privadas.

Ni siquiera la COVID-19, que hizo saltar las alarmas en todo el orbe, detuvo el crecimiento de BlackRock, que fue contratada por el propio gobierno norteamericano para proteger sus inversiones de la crisis derivada de la pandemia. La Reserva Federal adquirió los servicios del gigante, por lo que BlackRock no solo se consolidó, sino que aumentó sus beneficios.

Consorcios multinacionales y claramente monopólicos deben quitarse el sombrero ante BlackRock, que controla la mayoría de las acciones de Amazon, Apple, Coca Cola, Microsoft, Twitter, Bank of America, JP Morgan, Pfizer, McDonald´s, Uber y una larguísima lista de negocios exitosos.

Que una sola compañía maneje el 10 por ciento de la economía mundial pudiera parecer cosa de ciencia ficción, pero en el caso de esta megaempresa es tan alarmante como real. Alarmante porque, llegado este punto de concentración de las riquezas, BlackRock ha sido seriamente cuestionada por no permitir la libre competencia y acaparar todos los nichos de mercado.

Con fondos de inversión increíblemente altos, la trasnacional es una especie de pulpo cuyos tentáculos abarcan las cúpulas de poder de miles de empresas, círculos políticos y los más influyentes medios de comunicación: controla el 18 por ciento de las acciones de Fox News, el 16 por ciento de CBS y el 12 por ciento de Disney.

En el ámbito energético, es la mayor inversora en plantas de carbón, y se estima que gestiona también la imponente cifra de tres mil millones de barriles de petróleo.

Su crecimiento exponencial ha sido obra del talento de sus profesionales y, sobre todo, de sucesivos golpes de suerte con empresas recién creadas y adquiridas por BlackRock en el momento adecuado, en una especie de oportunismo de mercado que les ha salido bien.

La multinacional ha aprovechado el nacimiento y despegue de compañías como Uber, Dropbox o Coupang, que fueron revolucionarias en el momento en el que emergieron. Justo en el instante decisivo de cada una de ellas estuvo BlackRock para tenderles la mano y quedarse, por supuesto, con la mayor cantidad de acciones posible.

El vertiginoso y casi anónimo desarrollo de este ente financiero viene a probar una teoría de la conspiración que ha sido tema de no pocas películas y series televisivas: el mundo está siendo dominado por una élite de empresarios que mueve los hilos tras bambalinas.

Para quien lo dude, ahí está BlackRock, la empresa cuyos activos son más valiosos que muchos países del mundo.

Leer más Caso de Éxito Internacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

Abrir chat
Negolution
Hola 👋 gracias por visitarnos!
¿En qué podemos ayudarte?