¿Cómo se benefician los emprendedores con la Estrategia Económico-Social aprobada por el gobierno cubano?

En la tarde noche de este jueves, el gobierno cubano dio a conocer la Estrategia Económico-Social para el impulso de la economía y el enfrentamiento a la crisis mundial provocada por la pandemia de la COVID-19.

Aprobada por el Consejo de Ministros en sesión extraordinaria, las acciones comprendidas no se limitan a un conjunto de actividades específicas, sino que abarcan 16 áreas claves de la economía cubana.

Durante su intervención en el espacio radiotelevisivo Mesa Redonda, el Ministro de Economía y Planificación Alejandro Gil, comentó de manera general los nueve principios de la estrategia:

-Mantener la planificación centralizada, una de las fortalezas de nuestro sistema

-Defender la producción nacional y desterrar la mentalidad exportadora

-Regulación de los mercados, principalmente por métodos indirectos

-Complementariedad de los actores económicos

-Papel dinamizador de la demanda interna para la economía

-Dotar de mayor autonomía de gestión al sector estatal

-Implementar aspectos claves aprobados y pendientes en las formas de gestión y propiedad

-Incentivar la competitividad, garantizando la gestión eficiente de los recursos materiales y financieros, el ahorro

-Política ambiental activa en armonía con el ordenamiento social del país

Además, Gil informó que se comenzará a trabajar en el diseño de la micro, pequeña y mediana empresa (PYMES), ajustada al contexto cubano, teniendo en cuenta las características económicas y sociales del país. Se prevé que estas puedan funcionar tanto de forma estatal, privadas, e incluso mixtas.

Otras de las medidas anunciadas está relacionada con incentivar la inversión extranjera directa, principalmente en la producción de alimentos, crear las condiciones para que las formas de gestión no estatales puedan exportar e importar. También el desarrollo y fomento de las cooperativas no agropecuarias, así como la ampliación de la actividad del trabajo por cuenta propia, para lo que se prevé transformar y flexibilizar el otorgamiento de licencias.

Se refirió también al diseño del mercado mayorista, actualmente casi ausente en la economía cubana, y la importancia de que funcione en moneda libremente convertible (MLC),  para tener una liquidez que permita comprar los productos en el mercado internacional y mantener una oferta estable.

Sin embargo, según explicó el Ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, no es necesario esperar a que estén creadas las PYMES para que los trabajadores por cuenta propia puedan exportar e importar.

Para ello se trabaja para que los productos y servicios exportables cumplan con la calidad necesaria, que las importaciones sean para reaprovisionarse y nutran las cadenas productivas de la economía.

Otro de los puntos de interés, agregó, está relacionado con que las formas de gestión no estatal deberán disponer de sus cuentas en Moneda Libremente Convertible así como en CUC y (CUP). Para ello ofrecerán sus servicios oportunamente el Banco Popular de Ahorro, el Metropolitano y el de Crédito y Comercio.

Explicó también que la industria y la economía deberán brindar los suministros para sustituir la importación. Sin embargo, cuando sea preciso importar, las empresas no estatales establecerán relaciones a través de contratos.

Sobre los precios de las actividades de exportación e importación, informó que serán acordados por las partes: la forma no estatal con la empresa que le brinda el servicio. Después de deducidos los gastos, exportadores e importadores acordarán lo que irá para las arcas de ambos lados y las ganancias serán acordadas por ambas partes. En el caso de las importaciones también están incluidos los gastos logísticos, aduanales y de transportación.

Para ello, se utilizarán como referencia los precios que esos productos o sus similares tienen en el mercado más cercano al país. 

“Del ingreso que se reciba por la exportación, solo se descontará un pequeño margen comercial por la empresa estatal que brinda el servicio, así como los gastos asociados a la operación”, explicó el ministro. 

A partir de los acuerdos entre ambas partes, un porcentaje a determinar se retendrá en divisa en la cuenta de la forma no estatal y el resto en las otras cuentas en CUC o CUP”, dijo. 

Lo más importante es que la forma no estatal pueda retener las divisas necesarias para reaprovisionarse, así como para seguir produciendo y exportando.

Informó también que ya existen 37 empresas cubanas especializadas en la actividad de comercio exterior para brindar los servicios de importación y exportación a las formas de gestión no estatal. Próximamente la Gaceta Oficial publicará la resolución 315/20 aparecerá con todos los detalles de esas empresas.

Leer más Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website